Enfermera de Moca clama por ayuda

Luego de dar 30 años a un hospital

La ausencia de un sistema de seguridad social que proteja a los servidores públicos luego de una agotadora jornada de servicio se refleja cada vez más en el país.

Es el caso de la enfermera Jacoba Crisóstomo Morillo, con 62 años, y treinta de ellos trabajando en el hospital Toribio Bencosme, en Moca.

Está afectada por la ceguera, con problemas de diabetes e hipertensión por lo que clama una ayuda económica para poder sobrevivir con dignidad.

La enfermera describe la calamitosa situación por la que atraviesa, agravada por las dificultades económicas que le dificultan tratar sus problemas de salud.

Por ello apela a la sensibilidad del Presidente Luis Abinader y su esposa, Doña Raquel Arbaje, para afrontar sus problemas de ceguera, diabetes e hipertensión arterial.

Asegura que por treinta años se consagró al servicio público, pero hoy no tiene con qué atenderse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba