Candela por arriba y por abajo contra Punta Catalina

Buscan depreciar valor plantas

Continúa el bombardeo contra las plantas de Punta Catalina, ahora es una auditoría que sale a relucir en medio de la controversia que ha provocado el fideicomiso que auspicia el gobierno que colocaría en la administración de ese proyecto a empresarios privados.

La auditoría fue realiza­da por la firma Sargent & Lundy y tiene fecha del 25 de enero del presente año 2022.

Según el experticio, encontró una falla en el transbordador de descar­ga de la termoeléctrica, situación que hace que la entrega del carbón se de­tenga por completo sin una forma alterna de des­cargar el carbón.

La auditoría señala que la planta está experimen­tando fallas recurrentes de la cinta en el transpor­tador tubular después de cada operación de des­carga de barcos.

En el informe de audito­ría sobre Punta Catalina, se señala que la unidad 2 de las plantas a carbón no se sometió a una prueba ofi­cial de rendimiento, y que solo se dispone de un infor­me de resultados prelimi­nares de la pre-prueba. “En opinión de la firma consul­tora, las garantías de la uni­dad 2 no han sido demos­tradas adecuadamente” en base a una serie considera­ciones.

Una de esas consideracio­nes es que la carga mínima y las emisiones del ruido de la unidad 1 no se probaron; que tampoco se probaron las emisiones de carga mínima, ruido y polvo (partículas) de la chimenea de la unidad 2.

“El informe de la prue­ba de la unidad 2 no tie­ne suficiente detalle de información para validar los resultados. No proporcio­na cálculos detallados, da­tos crudos, datos de prueba resumidos ni un análisis de incertidumbre”.

También se presenta la corrosión de los pilotes del muelle de descarga.

Para sectores de la opinión pública, la auditoría forma parte de las maniobras para desacreditar el principal proyecto energético de la República Dominicana, en la mirilla de importantes grupos empresariales que se estarían disputando su administración.

En los últimos meses el manejo de esas plantas se ha convertido en un fiasco por lo que fue cancelado su administrador, Serafín Canario, al quedarse el complejo sin el carbón, lo que tuvo que resolver personalmente el Presidente Luis Abinader apelando a sus relaciones con su colega colombiano Iván Duque.

Botón volver arriba