Aplazan para el martes revisión medidas coerción Caso Medusa

Camacho dice Jean Alain llora temprano

Wilson Camacho, titular de la Procuraduría Especializada de Persecución contra la Corrupción.

El titular de la Procuraduría Especializada de Persecución contra la Corrupción, Wilson Camacho, evadió responder la denuncia de la defensa del ex procurador Jean Alain Rodríguez, sobre tácticas dilatorias para dejar vencer los plazos y mantenerlo en prisión.

Camacho respondió con un popular refrán que dice “el que tiene sus lágrimas hondas comienza a llorar temprano”.

Este viernes se aplazó la audiencia para revisión obligatoria de las medidas de coerción a los implicados del Caso Medusa.

“Nosotros hemos venido listos a cada una de estas audiencias, estamos listos hoy y estaremos listos el próximo martes, que ha fijado el tribunal como fecha para conocer esta audiencia”, apuntó Camacho.

Explicó que los abogados de las defensas hicieron referencia a un recurso que una de las partes tiene en la corte, “que le dice al tribunal que va a desistir, pero nosotros no tenemos ninguna constancia de eso, y por eso nos opusimos en el tribunal, con el interés de que se conociera la audiencia, pero el tribunal decidió aplazarla para el próximo martes”.

La jueza Altagracia Ramírez de la Cruz, del Cuarto Juzgado de la Instrucción del Distrito Nacional, acogió el pedimento de la defensa y aplazó para el martes 22 de febrero, a las 11:00 de la mañana, la audiencia para la revisión obligatoria de las medidas de coerción a varios de los imputados arrestados a raíz de la Operación Medusa y que llevó a la apertura de un expediente encabezado por el ex procurador general Jean Alain Rodríguez Sánchez y varios funcionarios de su entorno.

Además del ex-procurador Rodríguez Sánchez por el caso también es procesado el exdirector de Tecnología de la Información y la Comunicación de la Procuraduría, Javier Alejandro Forteza Ibarra, Alfredo Alexander Solano Augusto y Jonathan Joel Rodríguez Imbert, quienes cumplen 18 meses de prisión preventiva en el Centro de Corrección y rehabilitación de Najayo Hombres, en San Cristóbal.

Botón volver arriba