La glorificación de la mentira…Cuentas falsas-expectativas falsas

Por Miguel Ángel Núñez.

A propósito de las miles de cuentas falsas que maneja una empresa a favor del gobierno de Luis Abinader, en procura de proyectar una imagen positiva de su mandato, según un avispero mediático que se ha levantado en España, se me ocurre agregar que no sería un recurso nuevo, pues otros gobiernos han puesto en marcha este tipo de estrategias, logrando pírricos objetivos, y de forma pasajera, pues todavía, -aunque glorificada por muchos-, la mentira no ha logrado imponerse por largo tiempo a la verdad, ni la percepción a la realidad.

De ser cierto que el presidente dominicano Luis Abinader ha emprendido una estrategia de comunicación, mediante la cual, pretende apuntalar su imagen a través de cuentas falsas y bots que generan los llamados “fake news”, todos sinónimos de mentiras, estaríamos ante una clara manipulación de los ciudadanos.

Según se debatió en un programa del líder del partido PODEMOS de España, Pablo Iglesias, para montar este esquema, a través de las redes sociales, el gobierno dominicano habría contratado al conocido estratega de la comunicación política, el colombiano Mauricio de Vengoechea quién habría desarrollado proyectos similares para el hoy presidente de Ecuador Guillermo Lasso y para el político de oposición venezolano Leopoldo López.

Estas cuentas falsas se habrían adquirido en una especie de mercado negro, ya que estuvieron sin uso desde el 2009 y reactivadas en el 2022, aunque olvidaron borrar sus últimos twist, escritos en otros idiomas, que no son el castellano.

La campaña estaría diseñada en dos frentes: Por un lado se difunden mensajes negativos de los adversarios políticos y por el otro se magnifican las informaciones que benefician al gobierno para hacer tendencias positiva a su favor y negativa para la oposición.

Habría que determinar si los recursos para desarrollar este mecanismo corrieron por cuenta del gobierno o si fue con la cartera de los beneficiarios con esta campaña.

De provenir de recursos del erario estaríamos hablando de un uso irregular de los bienes públicos, lo que caería en terreno de la justicia.

Lo peor de este tipo de falsificación de la verdad es que su principal responsable sería el gobierno, ente que precisa ganarse la confianza de la población, mediante el uso de valores como la verdad para convencer sobre sus acciones.

La principal divisa de un gobierno es la confianza que genera entre sus gobernados. Por eso es tan importante que cada acción que acomete el gobierno esté revestida de la mayor credibilidad posible.

Ninguna iniciativa, por importante que sea logra convencer a la población, si la autoridad no genera la credibilidad necesaria, la misma que se traduce en pilar fundamental para el crecimiento y desarrollo.

Del señor Vengoechea se trata de un profesional de alta calificación de la comunicación que brindó sus servicios al candidato presidencial del PRM, hoy presidente Luis Abinader.

Sobre el ruido generado por este esquema engañoso, basta reiterar que la tarea de gobernar constituye una suma de voluntades; lo contrario propicia el descrédito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba