La presa de Montegrande sigue almacenando promesas

Por Jeannette Kranwinkel

El megaproyecto de Montegrande, que tiene años en construcción, parece que está recibiendo un empuje para terminar. La obra se inició en el dos mil catorce y las proyecciones eran entregarla a más tardar en junio del 2016, según los ejecutivos del consorcio brasileño Andrade Gutiérrez.

Desde el pasado gobierno, cuando se inició, lo único que ha podido almacenar Montegrande, han sido las promesas de Presidentes y funcionarios, mientras la gente del Sur sigue esperando que se convierta en realidad un proyecto cuyos costos van muy lejos de lo presupuestado.

El “Proyecto Múltiple Presa Montegrande” que se construye en la zona limítrofe de las provincias Azua y Barahona, ha enfrentado una serie de obstáculos que han dificultado su avance

Los trabajos de la Presa de Montegrande se han visto afectados por la falta de recursos suficientes para su terminación.

Ahora el director del INDRHI, Olmedo Caba Romano, asegura que se avanza con el cronograma de trabajo de la obra.

Señaló, además, el interés del presidente de la República, Luis Abinader, en los pormenores del proyecto, quien a la fecha ha realizado dos visitas a las instalaciones del proyecto e instruyó encuentros semanales con el ministro de la Presidencia, Lisandro Macarrulla, para actualización de informes.

Esta presa tendrá una altura de 57 metros y una longitud 2.2 kilómetros. Los detalles respecto a las acciones actuales en el embalse fueron ofrecidos por el ingeniero Carlos Javier, quien es el director de la Unidad Ejecutora del Proyecto por parte del INDRHI.

El complejo hidráulico controlará inundaciones en las comunidades de Tamayo, Vicente Noble, Uvillas, Mena, Canoa, Bombita, Jaquimeyes, Palo Alto, Peñón, Fundación, Pescadería, Cabral, Cachón, Hato Viejo, La Hoya, Habanero y Cristóbal, entre otras. Igualmente, garantizará el suministro de agua al Acueducto Regional Barahona, Bahoruco e Independencia (ASURO), de modo que beneficiará a 51 comunidades e incrementará las áreas bajo riego en aproximadamente 280 mil tareas.

El INDRHI ha señalado que como los nuevos sistemas de riego funcionarán en mayoría por gravedad, serán eliminadas más de 30 estaciones de bombeo de agua, lo cual generará un ahorro de aproximadamente US$3.8 millones por año. También se producirán ahorro de unos US$5.1 millones por año en costos de energía al evitar el bombeo en el acueducto regional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba