Gran repulsa por muerte periodista a manos ejército israelí

Los países y organizaciones de periodistas árabes condenaron este miércoles el asesinato por parte de “las fuerzas israelíes” de la informadora palestina Shireen Abu Akleh mientras cubría una redada del Ejército israelí en la ciudad de Yenín, en el norte de Cisjordania ocupada.

Catar fue el primer país árabe en condenar la muerte de la veterana periodista de la cadena catarí Al Yazira, lo que llamó un “crimen atroz” y una “violación flagrante del derecho internacional humanitario y de la libertad de prensa”.

Doha hizo un llamamiento a la comunidad internacional para que tome “medidas urgentes” con el fin de evitar que “las autoridades de ocupación (Israel) cometan más violaciones contra la libertad de expresión e información, y para que se tomen todas las medidas para detener la violencia contra los palestinos y los trabajadores de los medios”, según el Ministerio de Exteriores catarí.

Pero ha sido Lolwah al Jater, la asistente del ministro catarí de Asuntos Exteriores, Mohamed bin Abderrahman al Zani, quien ha hecho la declaración más dura contra Israel.

“La ocupación israelí mató a la periodista de Al Yazira Shireen Abu Akleh, disparándole en la cara mientras vestía el chaleco identificado como “Press” (Prensa) y un casco”, afirmó Lolwah al Jater, la asistente del ministro catarí de Asuntos Exteriores, Mohamed bin Abderrahman al Zani, en su cuenta oficial de Twitter.

“Este terrorismo israelí patrocinado por el estado debe PARAR y el apoyo incondicional a Israel debe TERMINAR”, zanjó Al Jater.

Por su parte, la Liga Árabe pidió una “investigación exhaustiva” del asesinato de la corresponsal, un “crimen que no sorprende porque la ocupación (Israel) ignora cualquier estándar de respeto a los derechos humanos y busca silenciar la voz palestina”, dijo en un comunicado una fuente oficial no identificada de la Liga Árabe, citando al secretario general del organismo panárabe, Ahmed Abulgueit.

Responsabilizó al “Gobierno israelí por este trágico crimen” e hizo hincapié en la “necesidad de castigar a sus pecaminosos perpetradores”.

Shireen Abu Akleh, de 51 años, falleció después de que una bala le alcanzara en la cabeza, mientras que su productor, Ali al Samudi, fue herido con una bala en la espalda y su estado es estable, según el Ministerio de Salud palestino.

El ministro de Exteriores israelí, Yair Lapid, ofreció a las autoridades palestinas una “investigación conjunta” sobre la muerte de la periodista, mientras que el Ejército israelí indicó que está investigando lo ocurrido “en particular la posibilidad de que un periodista fuera alcanzado por fuego real de un palestino”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba