Se tambalea compra de Twitter

Elon Musk ha anunciado este viernes que el acuerdo de 44 mil millones de dólares por la compra de Twitter queda temporalmente en suspenso. Según ha explicado, está «a la espera de conocer más detalles sobre el número de cuentas falsas» antes de continuar con la operación.

A pesar de ello, en un tuit posterior ha asegurado que sigue comprometido con la adquisición. Twitter, por el momento, no se ha pronunciado al respecto.

Tras el anuncio, la cotización de Twitter ha retrocedido un 20% en los intercambios electrónicos previos a la apertura de la bolsa de Wall Street.

A principios de mes la red social calculó que las cuentas falsas o de ‘spam’ representan menos del 5% de sus usuarios activos diarios monetizables durante el primer trimestre. No obstante, Twitter reconocía que dicha estimación de cuentas falsas o spam «puede no representar con precisión la cantidad real de dichas cuentas”, admitiendo que la cantidad real de cuentas falsas o spam activas en la red social “podría ser más alta de lo estimado».

El pasado 25 de abril los dirigentes de Twitter hicieron oficial que habían llegado a un acuerdo con Elon Musk para vender la red social al magnate sudafricano. Desde entonces, Musk ha hecho varios anuncios sobre algunos cambios que pretendía hacer cuando tuviese el control efectivo de la plataforma. Uno de ellos, según dijo, sería precisamente perseguir enérgicamente las cuentas falsas.

Se trata de la segunda ocasión en la que Twitter admite un error de cálculo similar en una de las variables que más atentamente sigue el mercado, ya que en 2017 descubrió que había sobreestimado sus usuarios activos durante tres años.

Si finalmente Musk se echa para atrás, tendría que enfrentarse a una posible penalización de mil millones de dólares por cancelar el acuerdo. Dicha penalización está reflejada en el acuerdo de compraventa y es aplicable a ambas partes.

El acuerdo recoge que “si se cumplen las condiciones de las obligaciones” de la compraventa, y alguna de las partes decide cancelar la transacción, se requerirá a quien haya decidido echarse atrás que abone la cantidad citada.

No obstante, en ese “si se cumplen las condiciones de las obligaciones” puede estar el quid de la cuestión, ya que si el acuerdo incluye algún tipo de clausula referente a la cantidad de cuentas falsas que tiene Twitter para que la compraventa se cierre, Musk podría retirarse sin tener que pagar un solo dólar.

También se especula con que podría ser un movimiento del magnate para tratar de abaratar el precio de la compraventa, cifrado en 44.000 millones de dólares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba