Matan de un trompón a leyenda del surf en Australia

El ex surfista australiano Chris Davidson ha sido asesinado al recibir golpes en un incidente ocurrido en el país oceánico. Tenía 45 años.

Según los medios australianos, Davidson fue agredido a las afueras del South West Rocks Country Club (Nueva Gales del Sur) a las 11 de la noche del sábado. Aseguran que se vio involucrado en una pelea, recibió un puñetazo y cayó fulminado al suelo. Rápidamente se avisó a los servicios de emergencia, quienes lo encontraron inconsciente en el suelo, le atendieron allí mismo y posteriomente le trasladaron al Hospital Kempsey, donde fue declarado muerto poco después.

Pasada la medianoche, la policía de Kempsey detuvo en una dirección cercana al posible agresor. Se trata de Grant Coleman, más conocido como Grub, hermano del entrenador de los NSW Waratahs, equipo de rugby de la ciudad de Sydney.

El hombre, de 42 años, fue trasladado a la comisaría, donde acusado de agredir y causar la muerte de Chris Davidson se le negó la libertad bajo fianza.

Fuentes cercanas a BeachGrit alegan que la pareja tuvo un encontronazo en el bar y que la seguridad del club supuestamente echó a Coleman.

Coleman, un entrenador de fútbol junior en la aldea costera cinco horas al norte de Sydney, fue arrestado en su casa cercana treinta minutos después del ataque y acusado inicialmente de “agredir a Davidson causando su muerte”. A Coleman, de cuarenta y dos años, se le negó la libertad bajo fianza y fue remitido a la notoria prisión Silverwater de Sydney.

Una leyenda sobre el agua

Davidson se formó en North Narrabeen, un suburbio a unos 25 kilómetros al norte del centro de Sydney. Allí desarrolló su surf, siendo fichado por el equipo de talentos de Rip Curl en los 90s, cuando era considerado como “uno de los jóvenes con más proyección del mundo”. Lo que le hizo despuntar fue una wildcard que recibió para participar en el Rip Curl Pro Bells Beach en Victoria (Australia), el 1996. Con tan solo 19 años se impuso al entonces tricampeón del mundo de surf (ese año ganaría el cuarto), Kelly Slater, en dos mangas consecutivas, convirtiéndose en la sensación del campeonato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba