Pensionados de la Policía Nacional: Sinónimo de Miseria y Calamidad

Por Lic. Oscar Tejeda Báez

(General Retirado Policía Nacional)

En momentos en que se habla de una Reforma Policial en la que el gobierno dice invertir millones de pesos, los pensionados de la institución del orden están sumidos en una situación calamitosa que no se corresponde con los servicios prestamos,  ni el esfuerzo que desplegaron por años para garantizar la seguridad de la población.

Esos hombres y mujeres, que arriesgaron sus vidas en la difícil tarea de garantizar el orde y la seguridad, han sido practicamente olvidados por quienes diseñan las políticas en buscan transformar a la Policía Nacional.

Ninguna reforma estará completa, si no se mira también a los que ya cumplieron en la Policía. Sería el espejo en el que se verían los hoy activos que con los años engrosarán en el listado de los pensionados que tienen que mendigar lo que por ley le corresponde.

Los pensonados de la Policía Nacional han tenido que lanzarse a las calles a exigir sus derechos.

Para muestra, varios ejemplos de la desprotección de quienes dedicaron los mejores años de vida a proteger y hoy muchos se desenvuelven en un ambiente que hace frontera con la indigencia.

1. Esfuerzos desinteresados en el cumplimiento del deber:
Los miembros de la Policía Nacional en la República Dominicana trabajan largas horas, enfrentando situaciones peligrosas y sacrificando tiempo con sus familias para mantener la paz y el orden público. A pesar de estos imprescindibles sacrificios, una vez llega la hora de la jubilación, muchos de estos valientes hombres y mujeres se encuentran en una situación de completa vulnerabilidad económica.

Los pensionados de la Policía Nacional son los grandes marginados en un proceso de reforma que se olvida de quienes han abierto el camino para que hoy transiten quienes dirigen la institución del orden.

2. Pensiones insuficientes
Los pensionados de la Policía Nacional en la República Dominicana reciben pensiones de monto extremadamente bajo en comparación con el costo de vida actual. Estas pensiones resultan insuficientes para cubrir necesidades básicas, como alimentación, vivienda y atención médica. Muchos de estos pensionados se ven obligados a buscar empleos adicionales para complementar sus ingresos, lo que resulta especialmente difícil debido a su edad y estado de salud.

3. Problemas con la seguridad social
Además de las pensiones mínimas, los policías pensionados se enfrentan a la falta de acceso a servicios de salud adecuados. La falta de cobertura médica apropiada y las deficiencias en el sistema de salud pública hacen que estos pensionados tengan dificultades para recibir la atención médica necesaria, especialmente en casos de enfermedades crónicas o emergencias.

4. Falta de apoyo estatal
A pesar de los servicios prestados y los sacrificios realizados, los pensionados de la Policía Nacional sienten una falta de reconocimiento y apoyo por parte del Estado dominicano.

La falta de políticas claras para garantizar un nivel de vida digno para los pensionados y la falta de programas de capacitación y reinserción laboral para aquellos que deseen trabajar después de su jubilación son solo algunos ejemplos de esta falta de apoyo.

La situación de los pensionados de la Policía Nacional en la República Dominicana es desgarradora y preocupante. Estos valientes hombres y mujeres merecen vivir una vida digna después de años de sacrificio y servicio a la sociedad.

Es necesario que el Estado tome medidas urgentes para garantizar pensiones adecuadas, atención médica de calidad y programas de apoyo para su reinserción laboral. Es hora de que se reconozca y valore el enorme esfuerzo y la dedicación de estos héroes de la Policía Nacional dominicana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba