Doña Miriam Germán y la ceguera con tramas corruptas españolas en RD

Por Guillermo Tejeda

(Director Resumen Final Digital)

Nadie se ha inmutado en el Ministerio Público ni en el gobierno ante las preocupantes informaciones que vienen desde España que colocan a la República Dominicana como “el epicentro del blanqueo de dinero” producto de tramas corruptas desmanteladas por investigaciones de la Guardia Civil.

El más reciente escándalo, que han tratado de que pase de manera desapercibida por estos predios caribeños, lo protagoniza el destituído dirigente de la Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales, quien se “enfriaba” por las playas de Punta Cana donde ha desarrollado unos negocios inmobiliarios en los que tiene que tener a muy buenos socios dominicanos que no han subido a la superficie.

Se han constituido una serie de sociedades, por la zona costera de El Cortecito, que incluyen un complejo turístico de primer nivel, entre otras millonarias inversiones, con dineros cuya procedencia por dudosa, son el centro de una minuciosa investigación que ha puesto proa hacia la República Dominicana.

Lo que se conoce como “La Trama Rubiales” en la República Dominicana, sigue siendo ingnorada por la Procuraduría General de la República, que continúa renuente a mirar la corrupción del presente.

Esta trama mafiosa, habría constituido sociedades a nombres de terceros en Dominicana, que deben tener sus socios por estos predios, empresarios y funcionarios ligados al sector turístico por el volumen de las inversiones, que se cobijan en offshore creadas en la República Dominicana.

A los impolutos criollos no les preocupa que la República Dominicana, según la investigación, se haya convertido en un destino preferido de algunas redes corruptas, demostrándose en otro caso, el denominado “Koldo” se haya utilizado la isla para blanquear fardos de billetes de euros.

Se ha llegado al extremo de que la Guardia Civil ha puesto bajo lupa las posibles propiedades y cuentas que se han abierto en los últimos meses en la República Dominicana.

La lucha contra la delincuencia no debe discriminar entre nativos y extranjeros. No debe circunscribirse, como ahora, a los objetivos políticos coyunturales.

La imagen de la República Dominicana ha estado en el ojo del huracán de los medios de comunicación españoles. Quien lo duda solo debe ver algunos leads:

“República Dominicana siempre ha sido famosa por sus paradisíacas playas, pero de un tiempo a esta parte, el país se ha convertido en protagonista por otro tipo de cuestiones. En concreto, se le ha vinculado con varias de las principales tramas de corrupción que se investigan en España. Desde la trama Koldo hasta el ‘caso Rubiales’, las relaciones con el estado caribeño de algunos nombres que han copado titulares por problemas con la justicia han sido habituales”.

Estas tramas corruptas españolas que se están asentando en el país, le hacen mucho daño a la imagen de la República Dominicana y frenan las inversiones sanas en un turismo que constituye uno de los músculos más desarrollados de nuestra economía.

No se sorprendan si en el curso de las investigaciones se determina la complicidad con estos escándalos de corrupción, de alguno que otro de los beneficiados con la ciudadanía privilegiada que ha otorgado el gobierno a personalidades españolas, que han decidido este “exilio caribeño” para escapar de las presiones de los señalamientos que se le hacen en España, luego de su paso por encumbradas posiciones oficiales.

Lo aconsejable es que la procuradora general de la República, Miriam Germán Brito, se suba en el faro de la justicia y haga acopio de los pronunciamientos que se hacen con frecuencia, de que la lucha contra la corrupción no tiene fronteras y de que el crimen transnacional es una amenaza para todos.

Botón volver arriba