Ex jefe Policía de Haití sugiere Ejército ayude restaurar seguridad

Mario Andrésol dice situación es grave y alarmante

El exdirector general de la Policía Nacional de Haití Mario Andrésol dio su punto de vista sobre la situación de seguridad en el país.

El exdirector general se abstuvo de proponer fórmulas para restaurar la paz, argumentando que a partir de siendo un extraño, ciertas realidades de la policía pueden escapar a su comprensión. Sin embargo, desde un punto de vista general, Andrésol cree que la situación actual es grave y requiere respuestas adecuadas.

El exnúmero uno de la institución policial también agrega que el problema va más allá de la policía. “La situación es grave y alarmante. En consecuencia, la policía siempre tiene prisa y no puede intervenir en la prevención. Hoy, el problema va más allá de la policía y atañe al ejército o a otra entidad. 

Mario Andrésol considera que el problema se caracteriza por la ocupación del territorio por parte de grupos armados. Según el señor Andrésol, estamos ante un problema de seguridad nacional que requiere la intervención de una fuerza militar. “Las soluciones deben pasar por tácticas y estrategias. Las soluciones existen. No vendrán del internacional. Necesitamos medios adaptados a la realidad”, insiste.

Además, el ex director general propone incluir miembros del ejército haitiano en la solución. “Podemos fusionar los dos cuerpos. Porque no ? De cualquier manera, la decisión depende de los haitianos. Podemos formar una fuerza de seguridad que no se llamará PNH ni FAD’H. Dentro de esta fuerza, podemos crear unidades especializadas para llevar a cabo determinadas operaciones. Si no desea utilizar este enfoque, también puede movilizar al ejército para que acuda en ayuda de la policía”, sugiere.

En Haití siguen tímidamente los esfuerzos por restaurar su ejército, desmantelado por el presidente Aristide en represalia por su derrocamiento.

Debido a que hay disputas sin resolver, la comunidad no coopera con la FAd’H en materia de seguridad. Para Andrésol, corresponde a los haitianos restaurar esta confianza entre los países amigos de Haití y los aparatos de seguridad en Haití, en particular el ejército. 

“Necesitamos interlocutores serios para convencer a la comunidad internacional. Los países amigos pueden tener su agenda, pero no creo que se sientan cómodos con esta situación de caos. Quieren el restablecimiento de la seguridad y la organización de elecciones. Sobre la base de este principio, necesitamos a alguien que pueda plantear los problemas de seguridad con el internacional para indicar lo que queremos hacer aquí. Pero ese interlocutor debe ser serio, sincero, que domine su tema y que pueda devolver la confianza”, subraya. 

Además, Mario Andrésol cree que la sociedad en su conjunto debe presionar a las autoridades para que aporten soluciones. “El sentimiento de revuelta ya no anima a los haitianos. Todos están en el suelo. De lo contrario, la situación ya habría cambiado. Los ciudadanos pueden ponerse de acuerdo para obligar a las autoridades a actuar”, argumenta. 

(Tomado de El Nouvelliste, periódico de Haití)

Botón volver arriba