Fiscales denuncian inseguridad, bajos sueldos y amenazan con paro

La Asociación de Fiscales Dominicanos (FISCALDOM), reclamó la asignación de los recursos que le consagra la Ley al Ministerio Público en el presupuesto del año próximo advirtiendo que podrían paralizar los tribunales si no se atienden una serie de reclamos.

Francisco Rodríguez Camilo, presidente de la entidad, dijo que lo que piden es que se cumpla con lo que dispone la Ley No.194-04.

Y dicen que en caso de que no se atiendan sus demandas, “los fiscales de todo el país podrían paralizar todos los trabajos bajo su responsabilidad, lo que incluye, la persecución, allanamientos, investigación, acusación, vías recursivas y todo el sistema de justicia penal”.

Señala que con los recursos económicos que les corresponden al Ministerio Público, se cristalizaría y consolidaría la autonomía funcional, presupuestaria y administrativa consagrada en la Constitución.

En representación de la Asociación de Fiscales Dominicanos (FISCALDOM) manifestó que como fruto de la negativa de los gobiernos anteriores de asignarles los recursos que les corresponden a la Procuraduría General, a todos los miembros del Ministerio Público se les han violado sus derechos fundamentales, porque reciben el pago de un salario pírrico e insignificante.

Según Francisco Rodríguez Camilo, otros derechos fundamentales que se les están violando a todos los miembros del Ministerio Público son: el derecho a la igualdad consagrado en el artículo 39 de la Constitución de la República; el derecho a la dignidad humana, establecido en el artículo 38 de la Carta Magna; el derecho a la protección y asistencia a las personas de tercera edad, contenido en el artículo 57; el derecho a la seguridad social para protegerlos en la enfermedad, discapacidad, desocupación y vejez, entre otros.

Argumentó que los fiscales carecen de un salario digno o decoroso, al nivel de las funciones que desempeñan y que no pueden ejercer ninguna otra actividad pública, ni privada; que trabajan en condiciones de peligrosidad, combatiendo la delincuencia, el narcotráfico y el crimen organizado, y a pesar de todo, sus precariedades económicas los obliga a vivir en barrios marginados, conviviendo ellos y sus familias en sus vecindarios, rodeados de los focos de delincuencia.

En el último mes cuatro fiscales han sido víctimas de atentado de parte de sectores ligados a la delincuencia y al narcotráfico; que no tienen un plan de seguro médico de alta cobertura, por lo que en los últimos 15 días han muerto tres fiscales, por carecer de buenas atenciones médicas y de medicamentos.

Hay más de 50 fiscales en mal estado de salud provocado por el estrés laboral, padeciendo de cáncer, enfermedades cardíacas, renales, hepáticas, estomacales, digestivas, depresivas, ansiosas, Alzheimer, insuficiencia renal e insuficiencia cardíaca; y más de veinte que están esperando la pensión por vejez o discapacidad.

Botón volver arriba