Grupo planeó “asalto” Lotería con llegada nuevo gobierno

Valentina Rosario, la presentadora reclutada para manejar los bolos fraudulentos de la Lotería Nacional, guarda prisión domiciliaria.

En el expediente sobre el fraude con los sorteos de la Lotería Nacional se revela todo un entramado de corrupción que se había organizado para asaltar esa institución del Estado, del que formaban parte dirigentes al más alto nivel de los dueños de bancas, sector al que pertenecía el destituído y preso administrador, Luis Dicent.

Según transcripciones de grabaciones que fueron encontradas en el disco duro de una computadora, el grupo ya tenía amarrado el control de la Lotería, en medio de la transición del gobierno, gestión en la que pondrían en práctica a sus anchas las operaciones fraudulentas.

El Ministerio Público establece, y tiene como prueba una grabación,  que Carlos Manuel Berigüete Pérez, junto a otros acusados planificaban un Sorteo Especial, para “sacarle” millones de pesos y dólares a las bancas que vendieran el número acordado para el primer premio.

En las conversaciones transcritas afloran frases como: “lo importante es hacer la primera vez”, “lo que no se practica puede fracasar” y “la primera vez es la más difícil”, expresio­nes con las que Berigüete Pérez, Felipe Santiago To­ribio (El Chago), identifi­cado por el ministerio pú­blico como un reconocido apostador en juegos de azar; y Leónidas Medina Arvelo (Nazaret y/o Na­za), descrito como el “eje operativo de la operación para la materialización de los hechos”, inducían a los demás a las reuniones pa­ra practicar.

Luis M. Dicent, quien presidió la federación de los dueños de banca y fue nombrado con el nuevo gobierno administrador de la Lotería Nacional, guarda prisión en Najayo.

“Yo tengo mucho tiem­po… tratando este pro­yecto, tengo más de cinco años”, externó Medina Ar­velo en conversación con Valentina Rosario, la pre­sentadora que colaboró en el sorteo del uno de mayo.

El también conocido co­mo Nazaret y/o Naza, que sigue prófugo de la justicia, indicó que el mo­mento elegido para el frau­de era durante el cambio de gobierno pero que William Rosario, expresidente de Fenabanca y señalado como “mejor amigo” del también acusado Luis Maisichell Di­cent, ex administrador de la Lotería Nacional, dijo “va­mos a pararlo hasta que lle­gue la nueva administra­ción”, alegando que él y su amigo formarían parte del gobierno.

“Somos nosotros que va­mos para allá”, dijo Santia­go Toribio sobre la posición que tenía Rosario.

“Ahí se nos va a hacer más fácil”, enfatizaba el eje operativo.

“La práctica hace al maestro”

Por otro lado, el verbo “practicar” y sus conjuga­ciones aparecen casi per­manentes en las discusiones para llevar a cabo “el plan”.

El Naza insistía en que “la práctica hace al maestro”, por lo que debían entrenar y hasta con cámaras para identificar si se percibía el “bolo ganador”, que se con­vertiría posteriormente en el “bolo estafador”.

El Ministerio Público ya presentó acusación formal contra los implicados en el fraude con los números de la Lotería Nacional, una red mafiosa que se orquestó para asaltar a esa institución con el cambio de gobierno, según grabaciones obtenidas por las autoridades.

“Lo vamos a hacer con la cámara grabándote (refi­riéndose a la locutora) para ver después el video, a ver si se te vio la bola, si se vio algo raro”, externó en una ocasión.

En los audios obtenidos por el ministerio público y que reposan en el documento acusatorio abarcando más de 20 páginas, también se revela el supuesto poder del expresidente de Fenaban­ca, entidad que los propie­tarios de bancas supuesta­mente contactaban si algún número presentaba mucha demanda en sus sucursales.

Para Leónidas Medina Arvelo a William Rosario lo llamaban para tratar asun­tos como: “Oye Williams y este número que esta co­mo muy alto ¿qué está pa­sando?” o “Williams mira, yo llevo ya tanto en número vendido de este”.

Precisamente, para evi­tar que los banqueros iden­tificaran “la movida” con el bolo 13, que para entonces sólo conocían El Naza, una persona no identificada dentro del contexto y Rosa­rio, este último ordenó que las apuestas debían reali­zarse “una hora antes o me­dia hora antes”.

“Eso me gusta mucho, yo tenía una preocupación de que todo el mundo jue­ga esa vaina, y ahí es que los banqueros se pueden encojonar, entonces ahí es que se va a regar como que c… algo pasó en la lo­tería, vamos a ver el vi­deo”, argumentó Valenti­na Rosario.

Asimismo, para el día del “sorteo especial” una perso­na, “obviamente del equi­po”, señalan que se encar­garía de hacer las jugadas en el extranjero.

“De aquí va una persona solamente con eso… ese va a ser su trabajo, va a rom­per allá”, apuntaban los im­putados.

Actualmente, el grupo de 10 de los 11 imputados cuyo monto defraudado ascien­de a más de 500 millones de pesos, están cumpliendo medidas de coerción consis­tentes en prisión preventiva para tres, cuatro con arresto domiciliario, uno con fianza y presentación periódica y otros dos también con pre­sentación e impedimento de salida.

Botón volver arriba