Otro aspirante al Navy SEAL muere en difícil prueba

No rebasó la "Semana del Infierno"

Un candidato a los equipos de Mar, Aire y Tierra de la Armada de Estados Unidos, más conocidos como Navy SEAL, murió, mientras su compañero terminó enfermo en el hospital horas después de completar con éxito la extenuante prueba de la llamada ‘Semana del Infierno’, que marca uno de los periodos más duros en el entrenamiento BUD/S.

Ambos soldados, que no habían tenido ningún accidente durante los ejercicios, fueron trasladados a hospitales en el estado de California, pero uno de ellos falleció el 4 de febrero en un centro médico de Coronado. De momento, se desconoce la causa de la muerte, por lo que las autoridades siguen investigando el incidente. El otro candidato, atendido en el Centro Médico Naval de San Diego, se mantuvo en condición estable, reporta la Armada de EE.UU.

El BUD/S es un programa de entrenamiento de 24 semanas para trabajar en el desarrollo de resistencia mental y física, así como habilidades de liderazgo de los que buscan ingresar al Navy SEAL.

La llamada “Semana del Infierno” son cinco días y medio de entrenamiento continuo durante la cuarta semana del curso principal. Cada candidato duerme máximo cuatro horas diarias, corre más de 320 kilómetros y realiza ejercicios físicos durante unas 20 horas al día. Según datos oficiales, el curso es tan riguroso que entre el 50 % y el 60 % de los candidatos no logran pasar esta etapa, en la que llegan al límite de sus capacidades.

Publicaciones relacionadas

Otro caso mortal durante los entrenamientos BUD/S ocurrió en mayo de 2016, cuando el cadete James Derek Lovelace, completamente vestido y con zapatos puestos, se ahogó durante un ejercicio, que imitaba las condiciones de combate en una piscina de Coronado.

Botón volver arriba