Venezuela regresa en grande al escenario deportivo

Lista para montar la Serie del Caribe

Tras casi 10 años de mantenerse alejada de los estadios de Venezuela, la Serie del Caribe regresa a este país sudamericano con una promesa de las autoridades: El torneo se realizará sin contratiempos.

Venezuela sufrió el retiro de la sede, en dos ocasiones seguidas, por una crisis política y social de larga data, agravada por el sostenido deterioro de su economía y el colapso de su industria petrolera, principal fuente de sus ingresos en divisas.

Vista del estadio de béisbol Jorge Luis García Carneiro en La Guaira, Venezuela, sede de varios juegos de la 65ta edición de la Serie del Caribe

La 65ta edición de la Serie del Caribe, que se disputará del 2 al 10 de febrero, contará con ocho equipos participantes por primera vez. También tendrá como novedades el retorno de Cuba y la incorporación de Curazao.

El torneo caribeño convoca a los campeones del béisbol invernal de Colombia (Vaqueros de Montería), Cuba (Agricultores de Oriente), México (Cañeros de los Mochis), Puerto Rico (Indios de Mayagüez), República Dominicana (Tigres del Licey), Panama (Federales de Chiriquí) y Venezuela (Leones del Caracas).

Venezuela, como país anfitrión, extendió la invitación a Curazao, que no tiene liga activa durante el invierno, pero cuenta con una talentosa camada de jugadores con trayectoria en las Grandes Ligas, como Jurickson Profar, Andrelton Simmons y Jonathan Schoop.

Colombia, que participa desde 2020, es el campeón defensor.

La Confederación de Béisbol Profesional del Caribe (CBPC) confía que será una “magnífica serie”, y destacó que se han previsto escenarios distintos para evitar cualquier sobresalto.

El máximo torneo del béisbol del Caribe no se realizaba en territorio venezolano desde 2014. Los Naranjeros de Hermosillo, campeones de México, se alzaron con el título de esa edición.

En 2019, la confederación tomó la decisión urgente, a escasos siete días del comienzo del torneo, de retirarle la sede a Venezuela ante las tensiones políticas que sacudían este país y la ruptura de relaciones entre Caracas y Washington. El certamen caribeño se disputó entonces en Panamá.

Esa fue la segunda ocasión consecutiva que a Venezuela se le retiraba la sede del torneo caribeño. La ciudad occidental de Barquisimeto iba a ser anfitriona del torneo en 2018, pero la CBPC le arrebató la sede también por la situación política y la reprogramó para el año siguiente.

Pese a que la sociedad venezolana sigue fragmentada y los problemas no han quedado en el olvido, Venezuela dejó atrás las violentas protestas callejeras, y la economía ha experimentado una mejoría luego de cuatro años de una hiperinflación de cuatro dígitos.

En el ámbito deportivo, la liga local se ha fortalecido en los dos últimos años por un aumento de la inversión publicitaria y la flexibilización de las sanciones estadounidenses que bloquearon por casi tres años la participación de jugadores afiliados a las mayores en dos de las ocho novenas locales.

Botón volver arriba